EW/09Mayo/2016.- El estado de Quintana Roo se juega su futuro político el próximo 5 de junio de 2016 al igual que otras entidades donde habrá elecciones para gobernador. Sin embargo, el caso quintanarroense llama especialmente la atención ya que se prospecta el proceso electoral más disputado de su afable historia.

El estado siempre ha sido gobernado por el PRI desde su fundación. En la casa de gobierno de Chetumal han pasado personajes de todo tipo, desde el gris personaje de Joaquín Hendricks, impuesto por Ernesto Zedillo en 1999 derivado del pleito que mantuvo al final de su sexenio con el también ex-gobernador Mario Villanueva, quien hoy se encuentra purgando condena por lavado de dinero en un penal de máxima seguridad de los EE.UU. derivado de dicha confrontación.

Las elecciones para gobernador en Quintana Roo siempre han estado marcadas por la polémica y los juicios políticos. Durante la elección anterior del año 2011, el candidato del PRD, Greg Sánchez, terminó encarcelado e impedido para participar en el proceso electoral donde era marcado como amplio favorito después de una popular gestión al frente del Municipio de Benito Juárez (Cancún). De igual forma, 6 años antes, durante la elección para gobernador de 2005, fue el caso de Chacho García Zalvidea quien también sufrió encarcelamiento como preso político después de un presunto fraude electoral y finalmente terminó de rodillas ante el PRI después de un proceso judicial marcado por la persecución.

La realidad es que Greg Sánchez gobernó el Municipio de Benito Juárez bajo la tutela la familia Joaquín y la búsqueda de la gubernatura obedecía los mismos intereses. Sin embargo, Greg fue impedido para participar y los “Joaquinistascedieron el espacio de la gubernatura hacia el delfín del entonces gobernador Félix González en la persona de Roberto Borge Angulo, sobrino del ex-gobernador Borge Martí a cambio de posiciones en las principales presidencias municipales como Solidaridad donde se instaló al ex-joaquinista; Filiberto Martínez.

La pugna por el poder dividió al régimen político entre; El grupo de los Joaquín encabezado por el “tatichNassim Joaquín beneficiado por el sistema presidencialista mexicano de la época de Luis Echeverría en la década de los 70 cuando se le otorgaron concesiones para desarrollos turísticos y de abastecimiento de combustible en la isla de Cozumel donde comenzaron su emporio que de igual forma llevaría a Pedro Joaquín Coldwell a la gubernatura del estado.

Hoy en pleno proceso electoral en el estado de Quintana Roo se muestra una cruenta batalla por el poder. Por un lado, Carlos Joaquín González representando a su gremio familiar y el dúo Félix-Borge quienes tienen bajo su control todo el aparato estatal para intentar perpetuarse en el poder.

La realidad es que nadie tiene ganado nada. Ni el PRI que tradicionalmente opera con facilidad para llevarse el denominado “carro completo” en Quintana Roo. Y tampoco el emporio Joaquín tiene el triunfo seguro, aunque haya aglomerado a los principales partidos de oposición y tenga la venia del presidente EPN.

Esta batalla de titanes apenas comienza y se definirá posiblemnete en los tribunales electorales y en las altas cúpulas de poder, tal como se hizo en el estado de Colima, donde inclusive hubo una elección extraordinaria derivado de las inmensas irregularidades.

 

@ErichWerner

Copy Left.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s